Se incrementan los intentos de fraude a las aseguradoras

Se incrementan los intentos de fraude a las aseguradoras 1


Debido a la crisis económica, cada vez más ciudadanos ven en el fraude a las compañías de seguros una forma de generar unos ingresos extra. En ese sentido, se pueden establecer dos tipos de personas que cometen fraude: los fraudes ocasionales, que son aquellos que se producen para aprovecharse de un suceso real o simulado con la pretensión de una compensación económica; y los fraudes organizados, que son aquellos casos de personas que repiten intentos de fraude para un buen número de casos y siempre con el objetivo de reclamar altos importes económicos.

En el año 2015, los casos de fraude a las aseguradoras en España aumentaron más de un 7% con respecto al año 2014, pasando de 155.994 a 166.351 casos, según publica la Asociación de Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA).

También en el año 2015, el Grupo Paradell Risk junto con buena parte de las compañías aseguradoras establecidas en España llevaron a cabo más de 4.000 investigaciones científicas y comprobaron que los intentos de fraude siguen aumentando, tanto en el ámbito de las empresas como en el caso de los clientes particulares.

Los intentos más comunes de fraude a las aseguradoras son los accidentes de tráfico con exageración de lesiones, robos simulados en comercios y hogares y reclamaciones por responsabilidad civil.

Cómo evitar el fraude a las aseguradoras

En primer lugar, un paso importante es contar con un equipo legal adecuado, que sea experto en la materia y que sea capaz de destapar la mayor parte de estos intentos de fraude. Un buen ejemplo es el grupo abogadospenalistas24, se trata de un equipo experto que cuenta con los mejores profesionales del sector y abogados independientes.

Las compañías aseguradoras invierten mucha cantidad de dinero en detectar estos casos de fraude. El informe de ICEA  “El fraude al Seguro Español” constata que la inversión que dedican las aseguradoras a detectar el fraude asciende a 32,9 euros por cada euro invertido en investigación de presuntos fraudes.

Las investigaciones de las compañías les han permitido ahorrarse más de 400 millones de euros en 2015. De los 563 millones de euros reclamados inicialmente por la garantía de las pólizas, únicamente desembolsaron 147 millones.

Por otra parte, cada vez es más común el uso de “investigadores privados” y “unidades anti-fraude” dentro de algunas compañías que cuentan con la dimensión suficiente para financiar estas acciones. El resultado es bastante interesante, pues pueden llegar a pagar un importe aproximadamente el 30% menor de lo inicialmente reclamado.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios