¡No asegures tu hogar a medias! Contrata una póliza adecuada

Es en el interior de sus hogares donde las personas suelen guardar la gran mayoría de sus posesiones más importantes. Por lo cual, el seguro de la vivienda no es un tema que se deba tomar a la ligera.

Dentro de la vivienda se desarrolla buena parte de la vida de sus habitantes, de forma que esta debe quedar asegurada por si se produce algún accidente. Y sin embargo, no siempre se le presta la debida atención a este aspecto.

Lo barato puede salir caro

Desafortunadamente, en muchas ocasiones, quienes están buscando contratar un seguro del hogar cometen errores que pueden salirles caros. Lo hacen para intentar rebajar el precio de la póliza, y una vez que llegan los problemas, comprueban en primera persona que ha sido una decisión desafortunada.

No hay que olvidar en ningún momento que la seguridad del hogar es un tema de vital importancia. Es mejor privarse de otras cosas que a la postre se revelan como innecesarias, antes que escatimar a la hora de proteger la casa en la que se vive.

¡No asegures tu hogar a medias! Contrata una póliza adecuada 1

¿Qué errores se suelen cometer al contratar un seguro del hogar?

Pero, ¿cuáles son esos errores? En primer lugar, muchos no se leen toda la cobertura del seguro antes de contratarlo. Es especialmente importante tomarse el tiempo necesario para leer todos los detalles de la cobertura que ofrece el seguro, ya que no todas las pólizas son iguales.

Algo que también ocurre muy a menudo, y que no debería, es que no se tasan adecuadamente los bienes de la vivienda. Es fundamental saber cuánto valen los objetos que se tienen en casa cuando se va a contratar un seguro, ya que esto permite concretar el capital asegurado y calcular el precio de la póliza.

Las pólizas de seguro para el hogar no lo cubren todo, ¡conoce bien la tuya!

Muchas personas se equivocan también en pensar que su seguro lo cubre absolutamente todo. En ningún caso hay que asumir que cualquier tipo de siniestro que tenga lugar en la vivienda queda asegurado, porque esto no es así. Por el contrario, se deben tener suficientemente claros los términos del contrato, para no tener que pagar las consecuencias posteriormente.

Uno de los errores más frecuentes consiste en minimizar los riesgos. Gran cantidad de personas se hacen a la idea de que determinados siniestros nunca van a ocurrir en su hogar, lo cual es altamente aventurado. Una vez más, por ahorrar una pequeña cantidad de dinero, el asegurado se puede ver ante la situación de tener que hacer un desembolso mucho mayor.

¡Asegura el continente y el contenido!

Son muchos quienes contratan un seguro del hogar, y sin embargo no aseguran el contenido de la vivienda. Cuando se adquiere una póliza, el objetivo no es solo proteger la casa, su estructura y su construcción, sino también todo aquello que contiene y los daños que se pudieran producir a terceras personas.

Finalmente, cabe destacar que muchos asegurados no revisan su póliza con el paso del tiempo. Las necesidades van variando, por lo cual es muy importante revisar los términos y condiciones de la póliza cada dos o tres años. A veces habrá que actualizar algunos aspectos, y en otras ocasiones, será necesario incluir nuevos términos.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios