La debilidad de los seguros agropecuarios

farm-579944_960_7201


Cada año, en otoño y en invierno, son frecuentes las noticias de inundaciones que arruinan cosechas de agricultores en todo el país. Este año, en el puente de la Inmaculada y la Constitución varias provincias, entre ellas Málaga sufrieron lluvias intensas que incluso se saldaron con la muerte de varias personas.

En cuanto a daños materiales, los más perjudicados han sido los agricultores de la zona, buena parte de los cultivos y las cosechas de este invierno han sido destrozadas y son irrecuperables. Muchos de estos agricultores no disponen de inversión suficiente como para contratar un seguro agrícola completo y las ayudas institucionales tras estas catástrofes meteorológicas suelen llegar tarde y nunca son suficientes.

Reducción del apoyo estatal a la contratación de seguros

Hace unos días eran las cooperativas y las organizaciones agrarias las que denunciaban que el gobierno central está impulsando una política de reducción en la contratación de seguros. Los productores creen que, aunque se ha aumentado la partida presupuestaria para subvencionar las pólizas, aún hay margen de mejora en el apoyo público.

La falta de acceso a fondos por seguros que no cubren las pérdidas obliga a muchos productores a acudir a préstamos urgentes para cubrir los gastos que se generan para salvar una situación crítica tras una catástrofe ambiental de este tipo.

Todo esto conlleva a un aumento del gasto en Navidad, gasto que en demasiadas ocasiones no se ve reinvertido porque las cosechas y los cultivos son irrecuperables. La presión de los grandes proveedores, grandes empresas que monopolizan la producción de estos agricultores, también flaquea su situación.

Seguros agrícolas, una prioridad en esta nueva legislatura

Uno de los aspectos que más preocupa al gabinete del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que encabeza Pilar García Tejerina está referido al sistema de seguros agrarios, con la intención de hacer frente a las pérdidas económicas producidas por catástrofes naturales.

Tejerina ha declarado que es necesario desarrollar un cambio gradual que encamine el sector agrícola y ganadero hacia una actividad más competitiva y más orientada al mercado, porque se trata de una de las actividades económicas más importantes del PIB en España.

La ministra también ha manifestado que en los próximos años quiere incorporar a 20.00 jóvenes al sector agrícola y desarrollar planes para favorecer la visibilidad y el empleo de la mujer en el entorno rural.

Para conseguir esto es necesario que los productores no se vean tan vulnerables ante los cada vez más frecuentes episodios de catástrofes ambientales, y el instrumento de los seguros agrícolas es indispensable.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios