Seguros menos conocidos que también podrían resultar útiles

Seguros menos conocidos que también podrían resultar útiles 1


Es conocido que los seguros van más allá de los vehículos, las viviendas o la salud de cada cual. Hoy día las coberturas abarcan mucho más de lo habitual, tratando de acaparar clientes con necesidades específicas (o que ellas mismas crean) en un mercado que parece saturado.

Que los seguros sean poco comunes no significan que no puedan resultar útiles. Por eso hacemos a continuación un repaso de algunos de ellos.

Seguros a partes del cuerpo

Si los conocemos bien es por ser práctica habitual de los famosos, lo que siempre nos ha parecido extravagante y propio de personas aficionadas a tirar un dinero que les sobra. El caso más conocido es de Jennifer López, que hace años aseguró su trasero. Pero las manos de Iker Casillas y de Keith Richards, la voz de Bruce Spingsteen o las piernas de Taylor Swift son también señalados habitualmente en los rankings de seguros para famosos.

Se trata de una moda que comenzó en los años 50 y que hoy recoge no solo partes del cuerpo, sino también gestos como la sonrisa (véase el caso de Julia Roberts) o incluso fluidos (y aquí se puede mencionar el esperma de David Lee Roth, el vocalista de Van Halen).

Los famosos, por lo tanto, entienden que ese órgano directamente relacionado con su talento (la garganta, las manos…) podría poner en jaque su futuro de verse deteriorado, por lo que se blindan ante posibles contratiempos. Y no solo eso, sino que también aseguran lo que consideran son sus señas de identidad, lo que les haría perder mucho de sí mismos y, por lo tanto, también trabajo.

No es solo cosa de famosos, si se tiene en cuenta que un enólogo, por ejemplo, puede asegurar su nariz, que es herramienta imprescindible de trabajo. Sin embargo, y en lo que al cuerpo se refiere, el común de los mortales se limita a asegurar su bienestar a través de un seguro de salud.

Seguro de formación garantizada

Es de sobra conocido lo costoso que resulta realizar una carrera universitaria sino se dispone de una beca y que la inmensa mayoría de estudiantes no podrían cursar su formación sin el apoyo económico de sus padres.

Pues para que estos estudiantes no tengan que abandonar sus estudios en caso del fallecimiento de uno de sus padres, existen seguros de formación garantizada que aseguran una renta mensual al estudiante en ese caso, para que puedan finalizar sus estudios. Una de las mutuas que cuenta con este tipo de seguro es Previsión Sanitaria Nacional.

Seguros a mascotas

Lo de los seguros para mascotas también puede parecer una excentricidad propia del famoseo, pero no. Es más habitual de lo que pueda parecer, y puede ser recomendable. De hecho, en Madrid  y el País Vasco es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil si se tiene perro.

Lo más destacable es que, si el perro agrede a una persona y según lo que se haya contratado, la aseguradora se compromete a asesorar a su propietario, actuar como representante legal del mismo y acompañarlo en el juicio. Además, podría asumir los costes del mismo, así como la indemnización a la víctima.

Las pólizas de seguro para mascotas suelen cubrir también los gastos por tratamiento veterinario, aunque las excepciones abarcan, por ejemplo, las enfermedades congénitas y hereditarias. También pueden cubrir los gastos por la eutanasia del animal y la eliminación de su cadáver.

Los seguros poco comunes no terminan aquí, sino que puede abarcar también objetos personales como obras de arte o enseres propios de coleccionista, además de joyas, instrumentos musicales, etc.

Coberturas más desconocidas

Mención aparte merecen las coberturas más desconocidas de los seguros habituales. El seguro del coche, por ejemplo, puede hacerse cargo de gastos en caso de atropello accidental de un animal relacionado con la cinegética, del que el conductor será responsable excepto en ciertos casos. Más llamativo aún resulta la cláusula que garantiza a los jóvenes menores de 26 años el traslado a su casa por indisposición o por estar bajo los efectos del alcohol, siempre que sea un radio menor a 25 kilómetros, y entre las 00h y las 7h.

Insistimos, pues, en que es importante revisar bien todas las cláusulas para saber qué se está contratando, y no pagar innecesariamente por algo que, en realidad, estaba cubierto.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios